Cómo crear un servidor Linux Ubuntu en la nube para alojar un sitio web

        En estas anotaciones sobre la creación de sitios web, ahora toca crear el servidor virtual. En cada empresa el procedimiento es distinto. En mi caso, como uso los serviciosde gandi.net, explicaré como se hace con esta empresa —que no me paga nada por contar esto, por cierto. Con las otras firmas, el proceso será relativamente similar —o, al menos, esta descripción habrá servido para hacerse una idea de qué esperar.

        La ventaja que tiene esta empresa, entre otras, es que permite pagar mes a mes y que un mes sólo cuesta 14 euros —sin compromiso y abonables mediante PayPal—, por lo que meter el pie en la piscina de los servidores virtuales es muy sencillo y tentador.

        Crear una cuenta de usuario

        Vamos al sitio web de gandi.net y creamos una cuenta nueva —el formulario es bastante exhaustivo, por cierto—. Ahora, que el sistema nos reconoce como usuarios, vamos a la página con nuestra cuenta y allí hacemos los cambios necesarios, como por ejemplo acreditar nuestra cuenta de prepago con dinero. Una vez identificados y con dinero en el bolsillo virtual, vamos a la página de administración del alojamiento.

        Esta página es el centro neurálgico de la gestión de nuestros servidores web en gandi.net. Allí podemos crear máquinas virtuales, destruirlas, darles más recursos y ver su estado de funcionamiento —y eso lo podemos hacer a través del navegador de cualquier ordenador conectado a Internet.

        Crear el servidor

        En un lado de la página, veremos la opción crear un servidor. Si tenemos pagados recursos suficientes, podremos seguir adelante, si no, deberemos acreditar nuestra cuenta de prepago con más dinero

        Ahora elegimos las opciones que tendrá el servidor... ¿Y si nos equivocamos? No pasa nada. Podemos destruir y volver a crear el servidor tantas veces como queramos, no nos van a cobrar más ni a multar y se tarda unos diez minutos escasos en crear o destruir un servidor —de hecho, casi conviene crear y destruir un servidor un par de veces para ver cómo se hace antes de instalar nada dentro. Así que, adelante

        De todas las posibilidades a alegir, elijo crear un servidor en Francia (yo vivo en España), con un núcleo, con 512 Mb de memoria, ancho de banda de 5 Mbps.

        El modo de selección del sistema lo hago en modo "expert", con una "imagen gandi". De ellas, elijo Ubuntu 10.04 LTS de 64 bits —las imágenes disponibles podrían variar. Ésta es simplemente una buena opción (LTS quiere decir: Con asistencia técnica a largo plazo).

        Al servidor le daremos un nombre sencillo que sirva de base a las demás piezas dependientes. Si decidimos llamarlo Roscoe, es buena idea llamarle al disco que se crea en ese momento roscoe_sistem01 —hay un límite en el tamaño de nombres, por cierto.

        Para terminar, creamos un usuario root (es decir, un super usuario con derechos de administración supremos) y una contraseña.

        Basta con validar las opciones y, de inmediato, comenzará la creación del servidor. A los diez minutos, como he dicho, estará operativo

        Crear un disco de datos

        Antes de nada más, deberíamos aprovechar el espacio sobrante de almacenamiento, ya que sólo hemos ocupado 3 Gb con el discoa de sistema. Para ello, vamos al apartado de discos de nuestro espacio de administración y pulsamos la opción "crear un disco". Como va a ser el disco de datos del servidor roscoe, le daremos el nombre "roscoe_datos02". De tamaño, le damos el máximo posible (en este caso, 5Gb). Las demás opciones, de momento las ignoraremos para no liarnos. Validamos las opciones y comenzará a crearse el disco.

        Ahora, veremos que tenemos un disco "disponible", que no está unido a ningún servidor. Vamos al apartado "acción" y le damos al icono de unir el disco a un servidor. Elegimos el servidor al que queremos unirlo y lo hacemos. En cinco minutos estará disponible como y visible en la consola de nuestra sistema como /dev/xvdb y la etiqueta será roscoe_datos02. Cómo usarlo ya es otra historia que se explica al hablar de cómo aumentar o ajustar el espacio de disco con Virtualmin

        Conclusión

        Ya hemos terminado. Tenemos un servidor virtual Linux de 64 bits con 8 Gb de disco, 5 Mbps de ancho de banda, una IP fija y 512 Mb de memoria RAM. Lo siguiente, será equiparlo con lo necesario para alojar un sitio web.

        Añadir nuevo comentario