¿Debemos usar Adobe DPS para crear publicaciones para tabletas?

      Sé que es extraño incluir en una serie de tutoriales sobre cómo realizar un trabajo la duda de si realmente necesitamos hacerlo de ese modo. La razón es sencilla: No es un camino fácil ni barato. Da resultados, pero hay otros métodos —con otros costes y resultados— que podrían ser más interesantes. Dicho de otro modo: Para publicar el mismo contenido o similar en dispositivos móviles y fijos, las llamadas aplicaciones móviles no son la única opción y, llegado el caso de elegir ese camino, Adobe InDesign y DPS no son la única vía.

      Habrá quien piense "ya, pero por una aplicación puedo cobrar, por una página web es más difícil —por no decir improbable". Es verdad, aunque haya gurús digitales que se parte el pecho criticando esa supuesta rentabilidad de las aplicaciones para tabletas, pero también es cierto que muchas de las supuestas aplicaciones hechas por las editoriales son o páginas web travestidas de apps o diseños más o menos estáticos con algunas gilipolleces visuales en forma de vídeos o imágenes que cambian si las tocas —el simple eye candy que dicen los anglosajones—.

      El iPad no es la única tableta ni el único dispositivo móvil

      Existen otros aparatos móviles además del iPad o el iPhone de Apple: Teléfonos y tabletas con el sistema Android principalmente. Lo interesante de Adobe DPS es que permite la reutilización de contenidos para los principales dispositivos móviles sin tener que hacer una gran inversión en trabajo o dinero. El problema es que esta es la teoría y el meollo del asunto es conseguir establecer un método de trabajo depurado que produzca los mayores resultados con el mínimo de inversión y esfuerzo.

      Algunas razones para cuestionarse el uso de Adobe DPS

      1. Igual se resuelve con HTML 5 diseño adaptativo

        Antes de embarcarse en Adobe DPS o soluciones similares del mundo de las aplicaciones para tabletas, deberíamos plantearnos si no servirá mejor a nuestras necesidades estructurar un sitio web con HTML 5 y el llamado diseño adaptativo (responsive layout).

      2. El precio es sustancioso

        Dejando aparte que los programas de la suite CS6 de Adobe y las distintas versiones de Adobe DPS cuestan un dinero, el problema de decidirse a publicar aplicaciones para iPad es que Apple impone sus precios y reglas. Estas aplicaciones para el iPad se venden sólo en la tienda de Apple (Apple Store), que se aloja en sus servidores bajo sus propias reglas y precios —y no hay negociación posible sobre sus márgenes de beneficio. Es su política comercial.

        Las aplicaciones para el sistema Android siguen vías distintas, ya que es un sistema mucho menos restrictivo que el de Apple. Pero, pero como el objeto de esta página es tratar la creación de una publicación con para iPad, lo dejaremos para otro momento.

      3. Adobe DPS está aún un poco verde

        Adobe DPS es una aventura tecnológica muy reciente y eso se nota. Con el actual sistema de actualizaciones, los programas se están renovando, mejorando y corrigiendo constantemente —eso es bueno—. El lado oscuro es que Adobe no ha querido dormirse y ha lanzado al mercado un programa que en otras épocas hubiera salido más reposado y bien rematado. Eso significa que en Adobe DPS hay unas cuantas cosas que "aun no se pueden hacer" pero que InDesign sí hace.

        El problema es saber cuáles se podrán hacer en breve plazo, cuáles se corregirán y cuales no —el ciclo de actualización viene a ser más o menos de una por mes—. Eso por no hablar de los pequeños fallos tontos que te pueden hacer enloquecer. Cosas como "se recomienda usar el diseño alternativo para crear las versiones de dos orientaciones… pero no se puede hacer importación masiva de diseños alternativos", "se recomienda el uso de formato PDF para la publicación… pero Adobe Content Viewer no reconoce la segunda orientación de un diseño [corregido]"… y así… El truco que ayer aprendiste para hacer una cosa hoy puede que mañana no tenga sentido.

        Este problema se puede volver grave por el hecho de que las actualizaciones no son voluntarias. El día que salen y abres InDesign, el programa te obliga a aplicarlas. Si no, no va. así que reza porque no te actualicen el día que tengas que presentar un proyecto o lanzar un nuevo producto… —no hay que confundir esto con la decisión de hacer un visor de una versión nueva o no.

      4. Se necesita, al menos, un Mac

        Un Apple Macintosh.

        A día de hoy (octubre de 2012), al menos uno de los pasos de publicación con Adobe DPS necesita el uso de un ordenador Apple Macintosh con el sistema operativo Mac OS X, ya que el componente DPS App Builder sólo existe actualmente para ese sistema operativo. No importa que sólo quieras hacer una aplicación para Android. Es lo que hay. Además, debe tener cargada la versión de InDesign que estés usando (CS6 o superior) y debes estar identificado con la misma clave de usuario de Adobe que estés empleando para construir las aplicaciones. La buena noticia es que no es necesario que sea super potente y no tiene que ser el último modelo. Con que tenga un sistema OS X razonablemente moderno —versión 10.6 o superior—, XCode y una buena conexión a Internet, vale.

        Y, por cierto, para publicar una aplicación en la tienda de Apple necesitas una licencia como desarrollador de Apple iOS. No es cara (unos 99 euros anuales), pero la necesitas.

      5. No todas las opciones funcionan en todas las plataformas

        Si decides armar una revista con unas características y apuntas a lo más alto pensando que lo que funcionará en un iPad 2 se verá en una tableta Samsung Galaxy o en un… pues no. Esa diferencia de funcionalidades no afecta sólo a detalles menores sino que afecta a detalles como que el formato PDF no se puede usar o de problemas en publicaciones destinadas a Android. Existe una lista de compatibilidades e incompatibilidades hecha por los propios miembros de Adobe que hay que tener bastante en cuenta al tomar algunas decisiones —se supone que se mantendrá al día, ya que es de suponer que ciertas incompatibilidades se mantendrán y otras no.

      6. Te pueden rechazar por llevar calcetines blancos

        A ver cómo te explico esto —que no no es una pega de Adobe sino de Apple—… Aunque pagues tu cuota como desarrollador de Apple, aunque puedas pagar los costes de vender algo en la tienda de Apple… Esta empresa (insisto, no Adobe) se reserva el derecho de no aceptar una aplicación si no cumple los criterios de calidad que ella juzga conveniente para su tienda. Y esos criterios y juicio son suyos, como cuando vas a un local público de propiedad privada y te rechazan porque no llevas la vestimenta adecuada mientras los demás entran. Esto no es Internet, es un local cerrado de Apple y es lo que hay.

        No me gusta tu aplicación. No eres lo bastante bueno y yo soy demasiado guay.

        En el caso de aplicaciones para Android esto no ocurre —ya que de hecho hasta las puedes publicar tú mismo directamente sin someterte a la tienda de nadie. Una lastima que el mercado Android para tabletas sea menor de momento.

      Razones para usar Adobe DPS

      1. Ya estamos usando InDesign

        La razón más sólida es que ya estemos haciendo una publicación tradicional en papel o interactiva como PDF con Adobe InDesign y queramos pasar al mundo de las aplicaciones para tabletas.

        En ese caso, Adobe DPS es una solución obvia: Tenemos la tecnología y el sistema de trabajo. Sólo tenemos que añadir las partes necesarias y replantearnos nuestros métodos allí donde haga falta, pero no tenemos que hacer una gran inversión extra en programas o formación del equipo. De hecho, con ello ya disponible, hacer una aplicación para tabletas digitales y móviles es muy sencillo.

        Es una razón de mucho peso, en mi opinión.

      2. Cada vez tiene más usuarios

        Como he comentado, está verde. Pero tiene muchos usuarios y su número crece. Detrás de DPS está Adobe, que ha puesto la carne en el asador de las publicaciones para dispositivos móviles en InDesign y DPS.

        Si queremos publicar para tabletas, habría que mirar la competencia a DPS y sus costes. Es fácil que la relación precio/servicios obtenidos se cubran con DPS más fácilmente que con otras plataformas.

      Conclusiones

      Hay que pensar con calma.

      La única conclusión segura es que hay que afilar muy bien el lápiz, hacer números y cálculos sobre cada proyecto. Lo que para uno puede ser interesante, para otro puede ser cuestionable y las cifras no cuadrar. Además, esos cálculos pueden cambiar rápidamente, ya que es un mercado en evolución y una tecnología que se mueve muy rápido. Hay que estar atentos de continuo.

      Posiblemente sean los dos extremos del mercado los que puedan tener más dudas: Editores demasiado pequeños que no usen InDesign — y que pueden recurrir a soluciones más sencillas y baratas— o grandes empresas de comunicación que necesiten soluciones editoriales a medida.

      Quizás los editores de revistas en color que quieran entrar en el mundo de las aplicaciones para tabletas y que ya usan InDesign sean el segmento que tenga más razones para usar Adobe DPS. Los grandes editores, necesitarán personalizar desarrollos y sistemas de trabajo —uso de XML y automatización de procesos con soluciones el tipo Enfocus Switch— o recurrir a los servicios de empresas especializadas en la creación de aplicaciones para clientes de ese tipo.

      Por supuesto, todo lo dicho son reflexiones personales que no pretenden convencer a nadie. A un servidor le es indiferente si Adobe DPS la usa más o menos gente, a mi Adobe no me paga nada.

      1 comentario

      Totalmente de acuerdo...

      Totalmente de acuerdo con tu comentario, las reglas del juego son esas, si quieres bien y si no tambien... no obstante sigo sin entender porque se pueden hacer sin problemas para los pdf's interactivos y no para las app's.. en fin ;-9

      Añadir nuevo comentario