Las normas de gestión de color

      La frase " Normas de gestión de color " (es decir, opciones de conversión) es una frase que aparece en esta versión 6. El pantallazo de más abajo, que ofrece su aspecto típico, oculta una información muy importante.

      Esta zona del menú de ajustes de color será probablemente la que más dificultades ofrezca a los nuevos usuarios de Photoshop. Las explicaciones que ofreceré a continuación pueden parecer un poco largas y tediosas, pero no desfallezcas ni te dejes engañar por el hecho de que algunas de las opciones parezcan tener un equivalente directo en Photoshop 5. No suelen tener relación. Por eso cada una de ellas merece un examen detallado.

      la zona que he marcado en azul es muy importante y te recomiendo que para los casos de " diferencias de perfil " y " faltan perfiles " elijas lo mismo que yo. Suelo considerarlos mi cuerda de seguridad y dentro de poco verás porqué.

      Básicamente, cada espacio de trabajo tiene el mismo conjunto de tres opciones. No es necesario configurar cada una de ellas de forma idéntica. Estas opciones se llaman "políticas" e incluyen:

      1. Sin activar : En términos simples, la opción " sin activar " garantiza que Photoshop hará lo mínimo posible al tratar perfiles. En la mayoría de las circunstancias, esta no es una buena elección y, desde luego, no es la opción que deben tomar los usuarios noveles. Lo que viene a continuación te dará alguna idea de cual es el comportamiento de Photoshop al tomar esta opción.

        La elección de " sin activar " garantiza que las imágenes y documentos nuevos se guardarán por defecto sin un perfil incrustado. Con esta opción, la apertura de un fichero ya existente que tenga un perfil incurstado que no coincida con el espacio de trabajo vigente ( Diferencias de perfil ) hará que el perfil incrustado en el fichero desaparezca. La imagen se guardará sin perfil alguno. El cuadro de diálogo subsiguiente será el que aparezca si la casilla " Preguntar al abrir " no se ha marcado en la opción " Diferencias de perfil ".

        El problema de esta configuración en comparación con la que recomiendo en la zona marcada en azul es que o el usuario acepta lo que Photoshop le ofrece o no puede abrir la imagen. No es una gran elección, la verdad. Para mí esta elección en manos de un novato es la de un funambulista sin red: O permaneces arriba o te partes el cuello.

        Al abrir una imagen que tenga un perfil incrustado que encaje con el espacio de trabajo vigente, él perfil se conservará y se guardará al guardar la imagen.

        El comportamiento por defecto cuando se pegue una imagen sobre otra será conservar los valores numéricos (los valores de los píxeles RGB) y no su apariencia. Es decir, que no se realizará conversión alguna entre los espacios de color.

      2. Mantener perfiles incrustados : Para la mayor parte de las situaciones, esta es mi elección favorita como política de gestión del color ya que ofrece el mayor grado de flexibilidad con una red de seguridad para el funambulista. Las siguientes líneas deberían proporcionarte una idea de cuál es la conducta por defecto de Photoshop 6 si eliges esta política.

        La elección de " mantener prefiles incrustados " garantiza que cuando se abra una imagen que tenga ya un perfil incrustado que difiera del espacio de trabajo actual, la imagen y su perfil asociado se mantendrán intactos a menos que el usuario decida otra cosa. Por defecto, Photoshop 6 no intentará convertir la imagen al espacio de trabajo vigente. El pefil incrustado originalmente se conservará y seguirá guardándose con la imagen. Y sin embargo, aunque la imagen y Photoshop ya no se hallen "en sintonía" en lo que se refiere al espacio de color, la visualización en pantalla de la imagen seguirá siendo correcta.

        Este es el cuadro de diálogo que aparece cuando en la casilla " Diferencias de perfil " no se ha activado la opción " Preguntar al abrir ". De nuevo es aplicable el comentario que ya hice sobre dejar que Photoshop imponga su criterio.

        Cuando la imagen y el espacio de trabajo actual coinciden Photoshop no realiza acción espcial alguna y la imagen se abre y guarda con su perfil.

        La opción por defecto de Photoshop 6 al pegar una imagen RGB o de escala de grises es un poco más compleja. La apariencia de la imagen se mantendrá, pero los valores de cada píxel cambiarán. Sin embargo, en el caso de una imagen CMYK, se mantendrán los valores de los píxeles y la apariencia variará.

        Si al imagen que se pega o importa no tiene un perfil incurstado, Photoshop usará el espacio de trabajo actual para editar y visualizar la imagen, que se guardará con el espacio de trabajo actual incrustado.

        La creación de un documento con esta política hará que el espacio de trabajo actual sea el que se use para editar, visualizar y guardar la imagen (como perfil incrustado).

      3. Convertir al espacio de trabajo correspondiente : Esta política se comportan casi igual a cómo lo hacía Photoshop 5.x Por ello, la mayoría de los usuarios tienden a elegirla y, de hecho, no es una mala elección.

        En ella, por defecto, cuando se abre en Photoshop 6 una imagen que carezca de perfil incrustado, será el espacio de trabajo vigente el que se use para editar y visualizarla, pero cuando se la guarde, no llevará incrustado perfil alguno.

        Si en esta política se abre o importa una imagen que difiera del espacio de trabajo actual, la imagen será convertida a éste, que será el que se use para su edición y visualización y será el perfil que se le incruste al guardar. Cuando la imagen que se abre y el espacio de trabajo coinciden, Photoshop no realiza ninguna operación especial. Las imágenes de nueva creación se editarán, visualizarán y guardarán en el espacio de trabajo vigente.

        Para terminar, la conducta por defecto de Photoshop al pergar una imagen es la de convertirla para así preservar la aparicncia. Sin embargo, el usuario tendrá la opción de de no convertir la imagen que se pega, con lo que ser preservarán los valores e los píxeles si la imagen no coincide con la imagen sobre la que se pega.

      Anular la política por defecto

      La sección anterior describe como determina nuestra elección de una política de gestión del color la conducta por defecto de Photoshop 6 bajo distintos escenarios. Sin embargo, no tenemos por que limitarnos a estas tres situaciones predefinidas. Al comienzo de la sección anterior ya recomendé que en las zonas de " Diferencias de perfil " y " Faltan perfiles " se marcarán las tres opciones de " Preguntar... " para así disponer de la posibilidad de anular la conducta por defecto. Es más, sólo marcando esas tres casillas podremos activar lo que llamo "red de seguridad".

      Básicamente las tres casillas tienen el siguiente impacto sobre la política de gestión del color:

      1. Diferencias de perfil: "Preguntar al abrir". Photoshop presenta al usuario un cuadro de diálogo si se le pide que abra o importe (a través del escáner) una imagen que tiene un perfil que no coincide con el espacio de trabajo actual. El cuadro de diálogo es el que se ve a continuación y contiene tres opciones. La seleccion presentada viene dada por la política de gestión del color que esté operativa e el momento. Toda la información necesaria para tomar una decisión razonada se halla presente.

        Este ejemplo es el que aparecería si la política de gestiòn del color es la de convertir al espacio de trabajo. El usuario puede permitir que esa conversión tenga lugar, dejar la imagen como está o dejarla sin perfil de color y desactivar la gestión del color. Si la política operativa hubiera sido la de preservar el perfil incrustado, el cuadro de diálogo habría sifo casi igual salvo por el hecho de que la oferta preseleccionada hubiera sido la de "usar el perfil incrustado" (en lugar del espacio de trabajo).

        Creo que estarás de acuerdo en que ese cuadro de diálogo es más cómodo para el usuario que el único que aparecía cuando en circunstancias similares, la opción de "preguntar al abrir" no estaba marcada.

      2. Faltan perfiles: "Preguntar al abrir". Photoshop presenta al usuario cuando la imagen que se abre no tiene un perfil incrustado. Ese cuadro es como el que se va a continuación y tiene tres opciones. La opción preseleccionada depende de la política de gestión del color que esté operativa en ese momento.

        Este ejemplo es el que aparecería si la política de gestión del color es la de Mantener perfiles incrustados. Como no hay un perfil incrustado, lo que Photoshop hace es intentar asignar el perfil del espacio de trabajo a la umagen. No se da una conversión, sólo la asignación del espacio de trabajo actual.

        La opción de " asignar perfil " (con la casilla de "y convierta el documento en el espacio de trabajo RGB") es la mejor opción si conoces cuál es el verdadero espacio de trabajo de las imágenes. Esta opción es la típica que hay que usar en imágenes provenientes de una cámara digital o de un dispositivo similar que no tengan un perfil incrustado. Hay que destacar que SE DEBE saber cuál es el perfil de origen y que este debe estar a disposición del usuario antes de seleccionar esta opción.

      3. Diferencia al pegar el perfil: "Preguntar al abrir". La captura de pantalla a continuación myestra el cuadro de diálogo que aparece cuando el espacio de color de ambas imágenes no coinciden.

        Hay que destacar las expresiones "mantener la apariencia del color" y "preservar números del color" se refieren a la imagen sobre la que se pega, no a la imagen que es pegada.

      Los cuadros de diálogo que hemos visto son sólo un ejemplode los que pueden aparecer al abrir o importar una imagen que contrarie la Política de gestión del color que se haya definido. Creo que los textos de todos ellos forman un ejemplo más que suficiente de lo que las opciones disponibles permiten y que, con ello, podrás hacer las elecciones apropiadas.

      Añadir nuevo comentario