Notas sobre la creación y uso de perfiles de monitores e impresoras

        Lou Dina, 2008.

        Introducción

        En mi “introducción a la administración del color”, he hablado de algunos aspectos elementales de la teoría del color, la visión humana y de porqué funciona la gestión del color. Sólo tocamos la superficie de este tema profundo y extremadamente complejo, aunque espero haber sentado cimientos para que el promedio de los fotógrafos, diseñadores o impresores pudieran beneficiarse y profundizar en los detalles de cómo crear perfiles de color.

        Para crear y usar perfiles de color no hace falta leerse esas páginas, aunque seguramente ayuda a entender sus fundamentos.

        En este artículo se incluyen detalles de cómo creo los perfiles personalizados de mis aparatos y de la teoría adicional —cuando hace falta o sirve de ayuda—. Además, explico cómo se usan esos perfiles para imprimir imágenes desde Photoshop en una impresora de inyección de tinta.

        En su mayor parte me centro en los perfiles del monitor y la impresora de inyección, pero también hablo de escáneres, máquinas de imprenta, y otros tipos de dispositivos de impresión. También hablo brevemente del uso de los RIPs (intérpretes o rasterizadores de imagen). Estas páginas no pretenden ser un tratado exhaustivo de administración del color, sino hacer un recorrido lo suficientemente descriptivo por todo el proceso.

        Sacar lo máximo al mejor precio

        Si nos tomamos en serio el color y la necesidad de controlarlo, no hay duda... comencemos por calibrar y perfilar el monitor. Hay buenas razones para ello:

        • La mayoría de las personas editan las imágenes y documentos visualmente, al menos en parte. Por eso, si los colores del monitor son imprecisos, estará editando “los números” de un documento digital basándose en datos falsos. Podría estar añadiendo amarillo cuando el archivo de hecho ya es demasiado amarillo (aunque la pantalla está diciendo que es demasiado azul). Por supuesto, al imprimir, el resultado será descaradamente amarillo.

        • Calibrar y perfilar el monitor es bastante barato, especialmente si se tiene en cuenta la inversión que la mayoría de las personas hacen en cámaras digitales, objetivos, escáneres, impresoras de inyección, ordenadores, etc. Un buen paquete de calibración (colorímetro más programa al efecto) se puede comprar por un par de cientos de euros y se va a usar una vez y otra en distintos ordenadores.

        • Los monitores se deterioran con el tiempo. El aspecto y comportamiento de los monitores de tubo catódico (que casi han desaparecido con el ascenso de los monitores de pantalla plana LCD) se pueden alterar en unos pocos días o semanas. Es una buena idea calibrar el monitor cada pocas semanas o, al menos, una vez al mes.

        • No todas las condiciones de trabajo o iluminación son las mismas, por lo que siempre es necesario hacer ajustes.

        • Los programas y aparatos de calibración y creación de perfiles consiguen una consistencia que el ojo humano simplemente no puede duplicar. Al ojo se le engaña fácilmente; a un instrumento de calibración, no.

        Tiene costes

        Repitámoslo: Para tomarse en serio el color, hay que comprarse un monitor decente y un paquete de calibración y creación de perfiles.

        Aunque los perfiles de impresora prefabricados y genéricos que los fabricantes proporcionan no so óptimos, su calidad va mejorando, por lo que a menudo proporcionan un resultado razonablemente correcto y agradable, al menos con los papeles de cada fabricante. Los perfiles personalizados ofrecen una solución mucho mejor, pero sobre eso hablaremos más adelante.

        Otra opción es que un profesional acuda de forma regular a recalibrar y crear los perfiles de los monitores, pero esto es claramente más caro que comprar un paquete de calibración (que suele andar entre 100 y 200 y poco euros). Esto mismo no se puede decir de las soluciones para calibrar y crear los perfiles de impresoras, ya que un espectrofotómetro y su programa de perfilado son caros (hablamos de miles de euros).

        Por razones que quedarán claras evidentes más adelante, alteraré el orden para hablar primero de la creación de perfiles de impresora personalizados.

        Añadir nuevo comentario