11. PDF/X-3

        Martin Bailey (de Global Graphics), Noviembre de 2005
        (traducción: Gustavo Sánchez Muñoz)

        Mientras que algunos sectores industriales piden el envío de todos los datos de color ya transformados a CMYK, hay otros cuyos intereses quedan cubiertos mejor si reciben los datos en otros espacios de color como CIELab o RGB con perfiles de color incrustados.

        El estándar PDF/X-3 es un súper conjunto del PDF/X-1a (un fichero PDF/X-1a cumple de hecho los mismos requisitos que un PDF/X-3 salvo el de tener una etiqueta que indique "soy un documento PDF/X-3"). La diferencia básica entre ambos es que los documentos PDF/X-3 pueden contener datos con el color gestionado (color managed data).

        Un mismo fichero PDF/X-3 puede contener unos datos en espacios de color independientes de los dispositivos con gestión del color (Lab, CalRGB o mediante el uso de un perfil ICC), y otros datos en escala de grises, CMYK o colores directos. Esta combinación quiere decir que se pueden incluir imágenes en un espacio de color definido en RGB, por ejemplo, al tiempo que se garantiza que un texto imprimirá sólo como sólido sin que haya desajustes inesperados de color debido a que la gestión del color ha extendido el negro a todas las otras planchas en la separación de colores.

        Numerosos programas de preimpresión pueden tratar los perfiles de color ICC en sistemas de trabajo que usan la administración del color. Eso quiere decir que hay que tener cuidado en asegurarse de que las pruebas de color con colores independientes de los dispositivos predecirán adecuadamente cómo será el resultado impreso final.

        Esto no quiere decir que no se pueda conseguir una reproducción coherente del color en sistemas de trabajo que no sean estrictamente CMYK, sino que hay que esforzarse más en aprender cómo se comporta el equipo involucrado en el proceso y cuáles son sus posibilidades.

        Los estándares PDF/X-3 y PDF-X2 son bastante claros sobre cómo debe actuar una máquina de pruebas de color o una filmadora de planchas con respecto a los colores.

        Sin embargo, en muchas situaciones, una fotomecánica o imprenta se ve obligada a usar una mezcla de herramientas, unas capaces de tratar correctamente documentos PDF/X y otras no. Esto se complica cuando un cliente espera que un proveedor de artes gráficas haga justicia a las pruebas de color. La empresa tiene que tener claro que el aparato usado por el cliente para hacer sus pruebas de color podría no ser capaz de respetar los estándares PDF/X. También debe mantener vigiladas las otras etapas del proceso, como las herramientas de imposición o los sistemas OPI, para que no se pierdan los datos en los PDF/X o se creen ficheros incoherentes.

        ISO ha recomendado que todas las herramientas capaces de leer PDF/X-3 sean capaces también de leer documentos PDF/X-1a. De hecho, en las revisiones de 2003 del estándar PDF/X-3 se indica que un programa lector de documentos PDF/X-3 debe ser también capaz de leer PDF/X-1a.

        Un fichero PDF/X-3 se puede crear de forma explícita para condiciones de impresión estandarizadas monocromas o RGB, aunque en la práctica una situación RGB es muy poco probable en la práctica. Un fichero PDF/X-1a sólo se puede haber creado para una situación de impresión estandarizada CMYK.

        El primer estándar PDF/X-3 (denominado con precisión "PDF/X-3:2002") se publicó como estándar ISO 15930-3:2002 (hay diversos lugares para saber más del mismo, y plantearse el uso de las versiones de 2003 y cómo aplicarlas).

        Añadir nuevo comentario