Éste es un listado de todas las páginas de Imagen Digital relacionadas con Herramientas

La instalación del calibrador i1 Display Pro de X-Rite

(Enero, 2014)

El contenido del paquete del colorímetro i1 Display Pro.

Antes de calibrar un monitor con el colorímetro X-Rite 1i Display Pro de X-Rite debemos proceder a instalarlo. En esta página se describe el proceso, que es realmente sencillo y algunas opciones o problemas que pueden aparecer. Aunque lo más fácil y directo es usar i1 Profiler, de X-Rite, que acompaña al dispositivo, podemos usar otros programas para realizar la calibración del monitor; por ejemplo: BasICColor (que cuesta unos 121 euros con IVA), Color Eyes Display Pro (unos 150 euros), Argyll CMS y el interfaz de calibración dispcalGUI (ambos gratuitos) o el ColorNavigator que acompaña a algunos monitores Eizo.

Controlar la calidad de un monitor y de un perfil con un calibrador i1 Display Pro

(Enero, 2014)

Si tenemos uno de los calibradores más recientes de X-Rite que no sea ColorMunki, podemos comprobar cómo de bueno es el perfil del monitor y si la pantalla alcanza con él un nivel suficiente de calidad. Con un colorímetro i1 Display Pro mediremos algunos parches de color y comprobaremos la desviación colorimétrica (valores ΔE) del sistema perfil-pantalla. Además, podemos comprobar si la pantalla es uniforme en temperatura de color y luminosidad midiéndo distintas zonas de la misma. Si las medidas quedan dentro de los límites admitidos, el monitor pasa la prueba.

Calibrar una pantalla con el espectrofotómetro ColorMunki de X-Rite

(Febrero, 2013)

Cuando se trabaja en diseño es necesario usar aparatos calibrados: Pantallas, impresoras, etc… Eso es cada día más barato y sencillo con los productos actuales. A continuación veremos cómo calibrar la pantalla de un Apple MacBook Pro de 13' con el espectrofotómetro ColorMunki (versión Design).

Calibrar la pantalla de un portatil, sea Macintosh o lo que sea, es una tarea que no va a ofrecer grandes resultados. Las pantallas de los portátiles son muy limitadas y los controles que ofrecen no se pueden comprar con los de un monitor, ni siquiera si éste es de calidad media.

Eso no quiere decir que no debamos calibrar. La práctica de la gestión del color no trata de obtener resultados precisos al 100%. Es más bien cuestión de marcarse unos resultados suficientes y procurar alcanzarlos o, al menos, acercarse lo suficiente. Es un proceso continuo en lo que se refiere a mantinimiento y mejora de resultados, como lanzar dardos a una diana: Cuanto más cerca del blanco mejor.

Cambiar colores en Adobe Illustrator (un repaso a La guía de color)

(Abril, 2012)

La "Guía de color" es una potente herramienta de Adobe illustrator desde la versión CS3 pero la documentación que hay sobre sus opciones y posibilidades no es muy abundante.

Una de esas opciones es la opción de "Volver a colorear" un dibujo de la que ya he hablado como método para pasar a dos tintas directas los colores de un dibujo en Adobe Illustrator. En esta página hablaré más a fondo sobre ello, por lo que si no leíste la página anterior, te recomiendo hacerlo antes de continuar.

Si tenemos seleccionado un dibujo o elemento de Illustrator, a través del submenú lateral de la paleta "Guía de color" podemos acceder a un cuadro de diálogo llamado "Volver a colorear ilustración", que en realidad es un miniprograma para colorear dibujos.

Cómo rotar un monitor para trabajar en formato vertical

(Diciembre, 2009)

En otra página comenté cómo conectar a un ordenador dos monitores a la vez y las ventajas que este sistema representa. Otra opción de trabajo que permiten algunos monitores es la de girar la pantalla 90º para trabajar en formato vertical. La forma de hacerlo es realmente sencilla: A través de la tarjeta gráfica, ya que la mayoría de las tarjetas gráficas modernas lo permiten.

Los formatos estandarizados de papel para imprenta (series ISO RA y SRA)

(Noviembre, 2007)

Estas dos series se idearon como papel base para uso de los impresores, antes de su guillotinado al formato A correspondiente (RA3 y SRA3 para A3, por ejemplo). También siguen la regla dorada en sus proporciones, pero sus dimensiones se han redondeado al centímetro entero más cercano.

La razón es que los impresores necesitan un margen extra para el manipulado adecuado del papel antes de su entrega al usuario final (para que las pinzas de las máquinas los muevan, para poder cortar el margen extra conocido como sangre (bleed), etc…