Este es un listado de todas las páginas de este sitio web que contienen explicaciones paso a paso de cómo hacer algo y obtener el resultado deseado; es decir: Tutoriales.

Dividir un PDF en páginas individuales (sin que deje de ser PDF/X)

Si tenemos la necesidad de dividir un PDF con muchas páginas en PDF individuales, uno por página, con Acrobat es muy sencillo. Aunque que los PDF resultantes sigan siendo PDF/X si el archivo original lo era tiene un pequeño truco, la operación no puede ser más simple:

El panel con la opción de extraer páginas de un PDF.

Abrimos el PDF con Adobe Acrobat —en este ejemplo estoy usando la versión XI completa del programa, no Acrobat Reader—. Desplegamos el panel "Páginas" y elegimos la opción "Extraer".

Enviar una revista a la imprenta

Enviar los archivos a la imprenta es un trabajo que todo diseñador gráfico o maquetador tiene que hacer antes o después. No es una tarea particularmente compleja pero requiere cierta atención al detalle y una mínima planificación previa. Una vez establecido el método, el único secreto consiste en seguirlo a rajatabla y no reinventar nada sobre la marcha. No queremos que sea una tarea interesante.

Enviar a la imprenta una revista hecha en InDesign en forma de PDF/X

Una vez que hemos establecido el método para enviar nuestra revista a la imprenta y hemos dedicido que el formato PDF/X es el más conveniente, el procedimiento para crearlos con InDesign es razonablemente sencillo a través del menú “Archivo – Exportar”. Como tipo de archivo, elegimos “Adobe PDF (Imprimir)” y una de las variantes de PDF/X. A continuación, por medio de FTP, un servicio de tipo DropBox, correo electrónico o grabándolos en un DVD enviamos los PDF/X a la imprenta. Éste es todo el misterio de enviar una revista como PDF/X a la imprenta. Sencillo, ¿verdad?

Enviar a la imprenta una revista con los archivos nativos de InDesign

Si tenemos que grabar para archivo un trabajo hecho en InDesign o enviarlo a la imprenta o a un cliente en el otro lado del mundo… el método es “empaquetar (para impresión)”, también llamado “recopilar para impresión”. Vamos al menú “Archivo – Empaquetar”. Este menú nos permitirá reunir en una única carpeta todos los materiales involucrados en el trabajo —imágenes, gráfico, enlaces de InCopy si los hubiera, fuentes tipográficas, etc…—, ordenándolos en dos subcarpetas —links (enlaces) para todos los documentos y Document fonts (fuentes del documento) para las fuentes— y actualizando automáticamente los enlaces.

Trabajar en equipo con Indesign: Los recortes de Bridge son mejores que las bibliotecas

Las bibliotecas es que sólo las puede tener abiertas un único usuario cada vez —es lo que ocurre con cualquier documento de InDesign—. Si otro usuario intenta abrirlas, aparecerán bloqueadas. Se puede convertir en una pesadilla. Con los recortes de Bridge no ocurre eso. Más de una persona puede estar usándolos a la vez. Pero hay más ventajas.

Hojas de contactos o planillas con varios documentos de InDesign

Al maquetar a veces queremos ver la secuencia de las páginas del trabajo, reducidas a miniaturas, para juzgar el ritmo del diseño y corregir detalles, como si fuera un planillo. Ese puede ser el caso; por ejemplo, al hacer una revista o un libro partidos en documentos de varios capítulos o reportajes. Podemos aprovechar la posibilidad de colocar documentos de InDesign dentro de otros documentos de InDesign. Tendremos el trabajo a nuestra disposición. Podemos pinchar en cualquiera de las miniaturas y el archivo original de InDesign. Allí hacemos los cambios y, al cerrar, éstos se habrán reflejado en el planillo.

Grep con InDesign al rescate del maquetador #1

Es muy habitual para un maquetador de revistas o libros en los que aparezcan columnas con listados de productos numerados, del tipo de "1. Bañador a cuadros. 2. Sombrero de fieltro. 3 Agenda de cuero…" El problema es que después de que volquemos el texto o después de que alguien lo repase y edite, muchos de los espacios en blanco que van después de los números serán espacios normales, que permiten la partición de línea. Cambiar esos espacios —y sólo esos— por "espacios de no separación" es algo que podemos hacer bien con una simple operación de búsqueda y cambio con una expresión regular, GREP.

Usar datos dinámicos con Adobe Illustrator

Si queremos preparar un diseño para varias decenas o centenares de usuarios, cambiando para cada uno de ellos su nombre y datos personales, sólo hay dos maneras de hacerlo: A mano o automáticamente, como se hacen con las cartas personalizadas los programas de ofimática, mediante lo que se llama fusiones de correos (mail-merge). Adobe Illustrator es capaz de automatizar la creación de documentos personalizados como tarjetas de visita, carnets o diplomas. Este tutorial pretende ser un punto de partida más que un repaso exhaustivo de todas las posibilidades.

La instalación del calibrador i1 Display Pro de X-Rite

El contenido del paquete del colorímetro i1 Display Pro.

Antes de calibrar un monitor con el colorímetro X-Rite 1i Display Pro de X-Rite debemos proceder a instalarlo. En esta página se describe el proceso, que es realmente sencillo y algunas opciones o problemas que pueden aparecer. Aunque lo más fácil y directo es usar i1 Profiler, de X-Rite, que acompaña al dispositivo, podemos usar otros programas para realizar la calibración del monitor; por ejemplo: BasICColor (que cuesta unos 121 euros con IVA), Color Eyes Display Pro (unos 150 euros), Argyll CMS y el interfaz de calibración dispcalGUI (ambos gratuitos) o el ColorNavigator que acompaña a algunos monitores Eizo.

Controlar la calidad de un monitor y de un perfil con un calibrador i1 Display Pro

Si tenemos uno de los calibradores más recientes de X-Rite que no sea ColorMunki, podemos comprobar cómo de bueno es el perfil del monitor y si la pantalla alcanza con él un nivel suficiente de calidad. Con un colorímetro i1 Display Pro mediremos algunos parches de color y comprobaremos la desviación colorimétrica (valores ΔE) del sistema perfil-pantalla. Además, podemos comprobar si la pantalla es uniforme en temperatura de color y luminosidad midiéndo distintas zonas de la misma. Si las medidas quedan dentro de los límites admitidos, el monitor pasa la prueba.